• Webmaster 4

La otra crisis… La educativa

Por Eugenio Zamora

En medio de la contingencia sanitaria provocada por el COVID-19 muchos son los ‘daños colaterales’ que ha provocado esta crisis: el económico, el del sistema de salud, el de la pérdida de empleos, etc. Pero hay otro daño colateral de la pandemia que derivará en una crisis igual o más severa que las anteriormente mencionadas: el educativo.

Y me veo moralmente obligado a tocar este tema en la columna de esta semana porque me he dado cuenta de que, quizás, no se le ha dado la cobertura mediática que el tema merece, porque no solo es un ciclo escolar el que está en juego, es la educación de miles y millones de estudiantes de todos los niveles la que está en juego.

Ojo aquí, porque de ninguna manera critico el hecho de que se haya suspendido temporal o definitivamente el ciclo escolar 2019-2020, pero, echémosle un ojo a la cronología en la que sucedieron las cosas.

El primer caso de SARS-COV2 (Nombre científico del virus) se detectó a mediados de diciembre en la ciudad de Wuhan, China; en enero la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó a las naciones sobre la existencia del virus y su alto índice de contagio ¿Qué significa esto? Que desde enero de este año el gobierno de México tenía conocimiento de que el virus existía y de que el riesgo de que se propagara rápidamente por todo el mundo era latente. Y según el propio presidente López Obrador desde enero se tomaron medidas preventivas, pero ¡Nadie pensó en la educación! O en verdad ¿Desde enero no pudieron realizar un plan de seguimiento al ciclo escolar desde casa?


Porque yo soy estudiante de media-superior y sé que compañeros estudiantes y maestros darán fe de esto : ¡Nunca se nos avisó con la debida anticipación sobre la suspensión de las actividades escolares! Lo sospechábamos porque somos activos en redes sociales y nos enterábamos de cómo estaban las cosas y de cómo se vislumbraba el panorama, pero un viernes salimos de la escuela pensando en el fin de semana y el ‘puente’ por el natalicio de Benito Juárez sin saber que ese sería nuestro último día de clases presenciales, por lo menos del presente ciclo escolar.

Entonces ¿Qué provocó eso? Que nadie sabia qué hacer, qué pasaba y qué pasaría con el ciclo escolar y de qué forma se nos iba a evaluar; y la peor parte es que esas interrogantes, al día de hoy, nos las seguimos planteando.

No obstante, algunos estados ya anunciaron la suspensión definitiva del curso escolar, apelando a que no se perdería, ya que seguiría vía remota; pero ¿Qué pasará con esos estudiantes que no tienen acceso a las plataformas a través de las que se seguirán impartiendo las clases? Porque aunado a todo esto, en muchos casos ni siquiera hubo la oportunidad de pedirle a los maestros sus números telefónicos para mantener el contacto a la distancia porque NO HUBO PLANEACION NI PREVIO AVISO.

Y miren, ya hemos sido testigos de que a la presente administración federal le gusta improvisar con muchos temas como en el sanitario, el económico y el energético, pero en el ámbito educativo no hay margen de maniobra para dejar una decisión tan importante como lo es el planificar la estrategia en esa materia al ‘ahí se va’, porque simplemente la condición en la que se encuentra el sistema educativo en México ¡No lo permite!

Señores, la educación no es una herramienta para el lucro político, sino para dotar de cultura a quienes aún no saben que la necesitan.

©2019 by 31punto4. Proudly created with Wix.com