• Webmaster 4

Los que dicen que saben

Por Eugenio Zamora.

El día de ayer 5 de abril, todos los actores de la economía nacional estaban a la expectativa de lo que anunciaría el presidente Andrés Manuel López Obrador en su Plan de Reactivación Económica frente a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus; sin embargo este fue, como siempre, más de lo mismo.

Anteriormente ya había mencionado los estragos que dejaría el COVID-19 en la economía mundial y particularmente en la mexicana; y todos conocemos el protocolo que se sigue en este tipo de crisis: estímulos fiscales a la IP, cancelación de obras que no serán lo suficientemente redituables, atracción de la inversión extranjera mediante la recuperación de la confianza, etc. Pero tal parece que el ‘sentido común’ no figura en el actuar del presidente.

Tras esta crisis todos esperábamos que el presidente López Obrador reconsiderara su postura en materia económica, tal y como lo hizo lo hizo en lo sanitario por la insistencia del subsecretario Hugo López-Gatell pero no fue así; en un acto de absoluta terquedad decidió volver al informe una ‘mañanera’ más; insistiendo en el echarle la culpa a las administraciones pasadas desentendiéndose de la responsabilidad que adquirió al tomar protesta como presidente de la república.

Lo he dicho antes y lo reitero ahora, sencillamente ‘no entiende que no entiende’, no logra dimensionar adecuadamente la gravedad de las circunstancias: no dimensiona que URGEN verdaderos estímulos fiscales que promuevan la actividad económica nacional, y declarar que va a devolver la aportación del IVA a los contribuyentes no basta para enderezar el rumbo del barco en medio de la peor tormenta que hemos enfrentado; no entiende que la inversión privada representa más del 25% de nuestro Producto Interno Bruno (PIB), un PIB que este año enfrentará una recesión que superará por mucho a la crisis económica de 2008.

15 meses en la silla presidencial no le han bastado para entender la importancia del sector privado en nuestra economía, y la inversión pública no es suficiente. No es suficiente porque el 94% de los empleos en el país los genera el sector privado -las empresas- no el sector público.

Su delirio de persecución lo ciega y su necedad de ‘quedar bien’ aun cuando todos conocemos la realidad lo hizo perderse de una oportunidad de recuperar la confianza, no solo de los mexicanos, sino de los inversionistas. Porque se ha cansado de desdeñar a las calificadoras diciendo que a el no le importan sus pronósticos y tal vez a él no, pero a un inversionista que buscar depositar su capital en nuestro país si le importa; si le importa saber que los pronósticos de las calificadoras como Fitcher o Moody’s apuntan a un decrecimiento del -8% la economía nacional.

En tiempos de crisis NO se puede prescindir de la inversión privada ni de la extranjera, ni se puede malgastar el recurso publico en obras sin pies ni cabeza como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya o el aeropuerto de Santa Lucia; obras que no cuentan con ningún tipo de sustento o respaldo de documentos como lo es un estudio de impacto ambiental o de viabilidad económica.

15 meses de gobierno nos bastó para darnos cuenta que los que dicen que saben no saben nada.

©2019 by 31punto4. Proudly created with Wix.com